La población general todavía no tiene muy clara la diferencia entre VIH y SIDA, así como que las relaciones sexuales hoy en día son la principal vía de transmisión, también entre parejas heterosexuales. Así lo ponen de manifiesto distintas entidades sociales con motivo de la celebración del Día Mundial del Sida, que insisten en que es muy importante no bajar la sensibilización sobre aspectos básicos para poder construir ideas más complejas y conseguir una mayor eficacia. Para acercar estos conceptos a pie de calle, Patim está realizado una formación específica con distintos colectivos de personas atendidas por la entidad para capacitarlas como “agentes de salud” en prevención del VIH/Sida y otras enfermedades de transmisión sexual.

Un grupo de pacientes de la comunidad terapéutica Los Granados va a comenzar estos talleres formativos en las próximas semanas. Tras finalizar el proceso de capacitación de la formadora, comenzarán a impartirse los cinco bloques temáticos que se van a trabajar de forma simultánea en los talleres. Los futuros agentes de salud entrenan sus habilidades sociales para la comunicación y negociación al mismo tiempo que adquieren conocimientos específicos sobre distintas temáticas relacionadas con el VIH. A través de la metodología “bola de nieve” van a sondear sus conceptos y prejuicios sobre el VIH y el SIDA, identificar las conductas y comportamientos de riesgo, conocerán los efectos y consecuencias en el uso de sustancias adictivas entre mujeres y hombres y también aprenderán a transmitir a sus iguales estilos de vida saludables o cómo hacer frente al resultado positivo en una prueba de detección rápida.

La figura de formador acompañará al Agente de Salud en el diseño y realización de su intervención. Ayudándole a definir las herramientas más idóneas en cada caso: mesas redondas, vídeo fórum, charlas informativas, talleres reparto de material, semanas temáticas.

Durante el primer trimestre del año también se han puesto en marcha talleres en la prisión Castellón II con esta misma metodología. Ariel de Lucas ha sido el trabajador social de Patim encargado de esta experiencia, en la que han participado diez reclusos del centro penitenciario de Albocàsser. “Una de las mejores formas de prevenir es la comunicación directa entre iguales, en un clima de confianza, y con esta formación conseguimos empoderar a las personas que atendemos y convertirlas en protagonistas activos de este proceso de sensibilización”, explica.

Patim ha repetido durante los últimos años este programa promovido por UNAD y financiado por el Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad. “De este modo también mejoramos la situación sociosanitaria de las personas que atendemos”, remarca el presidente de Patim, Francisco López y Segarra. La entidad ha participado en los actos organizados en Castellón para sensibilizar a la ciudadanía sobre el VIH.

La infección por el VIH se ha convertido en una enfermedad de evolución crónica. Los avances en el tratamiento del VIH han permitido a las personas que viven con el virus tener una esperanza de vida cercana a la de la población general. Sin embargo, la exposición al VIH a largo plazo y la toma de medicamentos durante períodos largos pueden amplificar y acelerar el proceso normal de envejecimiento y abocar al surgimiento de comorbilidades, según la Coordinadora Estatal de VIH y SIDA.


 

 
 
 

mod_eprivacy