Los expertos en ludopatía advierten que un 5% de los adolescentes de la Comunidad Valenciana juega de forma patológica y la mitad lo hace en juegos on line. En los últimos años se observan cambios rápidos en el perfil de las personas que acuden a tratamiento por un problema de juego y muchos de los pacientes atendidos reconocen que son capaces de burlar los filtros actuales que marca la legislación. Un equipo de RTVE ha visitado el centro de Patim en Valencia y ha elaborado un reportaje en el que se recogen distintas visiones que ayudan a entender mejor esta compleja realidad.

Póker, apuestas, máquinas tragaperras tienen una tasa de respuesta muy rápida que potencia sus efectos entre los jugadores. “Desde que el jugador mete la moneda o hace la apuesta hasta que obtiene la respuesta de la máquina pasa muy poco tiempo y eso hace que la capacidad adictiva sea muy grande”, explica Julio Abad, psicólogo del centro de adicciones no tóxicas que Patim gestiona en Valencia.

Las consecuencias pueden ser devastadoras. “Al final pierden pisos, viviendas, trabajos, se desestructuran las familias y es que el juego, lo que comporta también, es una conducta que exige exclusividad”, remarca Abad.

A pesar de estar prohibido el juego para menores, muchos de ellos encuentran la manera de saltar el acceso a salas y créditos. “Yo he estado jugando, dos años teniendo una autoprohibición”, admite un paciente de Patim. “Para entrar en muchos locales de juego ni siquiera me han pedido el DNI”, añade otro joven en tratamiento en Valencia en el reportaje de RTVE.

Reportaje sobre juego en RTVE (minuto 3:35)


 

 
 
 

mod_eprivacy